CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

jueves, 11 de mayo de 2017

LA DIETA SALUDABLE EN LA EDAD ESCOLAR

o cómo repartir los hidratos de carbono, proteínas y grasas a lo largo del día.
       El refranero español nos orienta cómo repartir los alimentos a lo largo del día: “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”
    En los niños en edad escolar es importante controlar la cantidad y el tipo de alimento que ingieren y en qué momento del día lo hacen. Esto influirá en cómo van a aprovechar y metabolizar el alimento. Deben comer a horas regulares y procurar no pasar periodos largos sin comer: si se saltan una comida, llegan con más apetito a la siguiente y será más fácil que coman en exceso y alimentos no aconsejados. Además, el cuerpo utiliza mejor los alimentos si se van repartiendo a lo largo del día.

DESAYUNO: obligado todos los días, pues el desayuno mejora el bienestar y el rendimiento físico e intelectual durante la mañana a los niños. El desayuno debe aportar el 25% de las calorías diarias y con alimentos variados, por ejemplo: lácteos, frutas y cereales integrales, galletas integrales, o pan con un poco de aceite de oliva, miel, un puñado de frutos secos, un poco de fiambre no graso, e incluso huevo revuelto.

ALMUERZO A MITAD DE LA MAÑANA: a mitad de mañana, en el recreo, carbohidratos con proteínas: una pieza de fruta, que es un aporte sano de carbohidratos, acompañada de un yogur natural (o cualquier otro lácteo) que contiene hidratos y proteínas.

 COMIDA: debe aportar un 35-40% de las calorías diarias. Si no disponemos de tiempo hay que preparar la comida el día anterior, para evitar “comer cualquier cosa” o picar. Antes de comer hay que beber agua, nos ayudará a saciarnos antes. La proporción de alimentos en la comida de forma general si la representamos en un plato debería ser:
   1/4 de plato de algún alimento proteico: carne magra, pescado, huevos, fiambre no graso, queso no graso.
   1/4 de plato de algún alimento con hidratos de carbono: patata, arroz, legumbre, pasta, guisantes.
   1/2 plato de verduras y hortalizas. Además, un poco de pan.
 Las cantidades dependen de las necesidades calóricas. Los alimentos se pueden tomar por separado, o juntos en forma de guiso. Si queremos controlar el peso poner platos pequeños y en caso de quedarse con apetito, aumentar las verduras.

MERIENDA: debe aportar alrededor de un 15% de las calorías diarias, un yogur y unas nueces, o frutas y yogurt es la merienda ideal para los niños que deben controlar el peso. Si el peso es adecuado, pueden compaginar días con esta merienda, con días que tomen bocadillo o sándwich con fiambre no graso.

CENA: debe aportar el 25-30 % de las calorías. Debemos procurar cenar pronto y que la cena sea ligera. Las proporciones de alimentos son similares a las de la comida, pero en menor cantidad. Por ejemplo:
  1/2 de plato de algún alimento proteico: un pescado azul o blanco, una carne animal que sea magra como el pollo o el pavo, huevo, fiambre no graso, queso no graso.
  1/2 plato de verduras o ensalada. Además, un poco de pan integral.


sábado, 15 de abril de 2017

Tabla de desarrollo HAIZEA-LLEVANT




DESCRIPCIÓN DE LA TABLA:
    Es un instrumento que permite comprobar el nivel de desarrollo cognitivo, social y motor de niños de 0 a 5 años, ofreciendo un margen normal de adquisición de algunas habilidades fundamentales durante la infancia.
    Esta tabla se ha diseñado con el fin de facilitar que los profesionales de los servicios sanitarios, educativos y sociales, valoren el desarrollo de las niñas y niños, para detectar precozmente, en toda la población infantil, aquellas dificultades en las que está indicada una evaluación más completa y especializada.
    Sus datos proceden de población infantil de nuestro medio: se obtuvieron de una muestra aleatoria de niños y niñas de las Comunidades Autónomas de Cataluña y del País Vasco. En conjunto se estudiaron 2.510 niños.
    La tabla ofrece la edad de adquisición habitual de determinados hitos fundamentales del desarrollo infantil, indicando en cada uno de sus elementos la edad en la cual los niños ya hacen la acción estudiada: el 50% (inicio de la columna verde), 75% (final de la columna verde) y el 95% (final de la columna azul).
    También establece adicionalmente 13 signos de alerta (en color anaranjado) que, a cualquier edad o a partir de edades concretas, indican la necesidad de realizar una evaluación cuidadosa de la situación. 
    Consta de 97 elementos, que valoran el desarrollo de la manera siguiente:
• Área de socialización: 26 elementos.
• Área de lenguaje y lógica-matemática: 31 elementos.
• Área postural: 21 elementos.
• Área de manipulación: 19 elementos.

¿COMO SE UTILIZA?

sábado, 18 de marzo de 2017

Botulismo infantil

   

   En la consulta siempre se aconseja no dar miel a los menores de 1 año.
   La miel puede contener esporas de “clostridium botulinum”. Estas esporas se convierten en bacterias dentro del intestino del bebé y producen una neurotoxina. El organismo del bebé absorbe dicha toxina y ésta ocasiona daños en sus células nerviosas: 
BOTULISMO INFANTIL.
     Esta enfermedad puede causar un cuadro agudo de hipotonía o pérdida de tono muscular, parálisis, e insuficiencia respiratoria, de mucha gravedad en el bebé.
     En niños más mayores y adultos no ocurre, pues las defensas naturales del intestino, ya más maduras, evitan esta colonización intestinal y se puede tomar la miel sin problemas.  
     La madre que está amamantando a su bebé puede tomar miel. El Botulismo infantil no es transmitido por leche materna. Es importante lavarse las manos cuidadosamente cuidando o conviviendo con el bebé si se tiene cualquier tipo de contacto con miel o superficies que han sido expuestas a la miel, para reducir o eliminar la posibilidad de que la boca del bebé llegue a tener contacto con la miel. 


lunes, 27 de febrero de 2017

Porqué no utilizar verduras de hoja en las papillas de los bebés: La metahemoglobinemia



        No conviene incluir las espinacas ni las acelgas en la dieta de los bebés menores de un año de vida. Estas hortalizas contienen nitratos, unas sustancias que en el cuerpo se transforman en nitritos y que pueden causar metahemoglobinemia en los bebés y los niños pequeños.
        Es un trastorno que afecta a la distribución de oxígeno por parte de las células sanguíneas a todo el organismo. En los hematíes o glóbulos rojos de la sangre, el oxígeno viaja unido al hierro de la hemoglobina.
       Los nitritos, o los nitratos que por reducción dan lugar a nitritos se sitúan en lugar del oxígeno en la hemoglobina , convirtiendo la molécula en una sustancia incapaz de transportar oxígeno. La sangre, carente de oxígeno, toma ese color azulado que tiñe la piel del bebé y que llama tanto la atención que denominamos cianosis.

       La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aconseja:
    -    NO incluir las espinacas ni las acelgas antes del primer año de vida. En caso de hacerlo, que el contenido de dichas verduras no sea mayor del 20% del contenido total del plato.
-    NO dar más de una ración de espinacas y/o acelgas al día a niños entre 1 y 3 años.
-    NO dar espinacas y/o acelgas a niños que presenten infecciones bacterianas gastrointestinales, pues son más sensibles a los nitratos.
 -   NO mantener a temperatura ambiente las verduras cocinadas (enteras o en puré) porque ello puede dar lugar a la conversión de nitratos en nitritos. Conservar en frigorífico si se van a consumir en el mismo día. En caso contrario, se deben congelar.